Ley Anti-Spam

Si alguna vez te ha llegado correo que no solicitaste, entonces has recibido spam. Son esos correos molestos que logran de algún modo sobrevivir al filtro de spam de tu correo y los ves allí, en tu inbox, ofreciéndote algo que tu jamás pediste. Muchas son las empresas que pagan para hacer “envíos masivos” a listas de personas que nunca se han suscrito para recibirlos, o simplemente envían correos masivos a todo el vivo: sus contactos, los del primo, los que aparecen en internet, etc.  Esto de por si es una terrible práctica que degrada la calidad de tu contenido, afecta la credibilidad de tu dominio y tu marca, y te expone a que te agreguen a listas negras por envíos de spam.  Pero probablemente eso ya lo sabías. 😊

Ante esa situación, muchos organismos han implementado marcos legales que protegen a los usuarios de internet de estas malas prácticas: La ley federal CAN-SPAM especifica los términos adecuados para el envío de correo comercial en los Estados Unidos y cualquier plataforma basada en ese país; la Unión Europea puso en vigor en mayo de 2016 el Reglamento General de Protección de Datos y ofrece un nuevo conjunto de «derechos digitales» para los ciudadanos de la UE.  A esto se sumó nuestro bello país con la promulgación de la ley 310-14 en 2014. Esta ley, entre otros requerimientos, exige que:

  • Toda comunicación comercial electrónica debe contener el señalamiento “publicidad” en el campo del asunto.
  • Toda comunicación debe permitir al receptor enviar un mensaje o contar con un mecanismo para notificar su voluntad de no recibir comunicaciones comerciales.

¡OJO! Esto también aplica a la publicidad vía SMS: los mismos deben incluir el nombre o razón social y número del iniciador de la comunicación o una dirección de correo electrónico válida y activa de respuesta, para que el destinatario pueda enviar un mensaje y darse de baja.

Aunque pueden parecer un tanto exigentes y puedan afectar la elegancia de las comunicaciones, estas medidas buscan el bien común, y como toda regla, también tiene excepciones:

  • No es punible cuando el destinatario tenga o haya tenido relación comercial previa con el iniciador de la comunicación y no haya mediado una notificación en la cual exprese su deseo de no continuar recibiendo dichas comunicaciones.
  • No aplica cuando el destinatario hubiese manifestado su consentimiento o autorización para recibir la comunicación en algún momento.

¿Qué consecuencias hay?

Aterrado

Si eres el “spammeado” podrás iniciar acción judicial por daños y perjuicios ante la jurisdicción competente. Para los fines de las sanciones, estas acciones se consideran delitos informáticos e incurren en la pena de prisión de 6 meses a 5 años y multa de 200 salarios mínimos. Según el artículo 13 de la ley, Los que remitan comunicaciones comerciales que se consideren ilegales y/o no respeten lo estipulado en dicha ley, así como quienes accedan a un sistema informático sin autorización e intencionalmente inicien la transmisión de comunicaciones comerciales desde o a través de dicho sistema, podrán ser objeto de acciones legales. Así que, si eres de los que envían correos masivos a diestra y siniestra, es tiempo de repensar tu estrategia.

Necesito enviar emails, ¿Qué puedo hacer?

Start War

Si bien estas regulaciones afectan el alcance, también nos ayudan a que nuestro contenido sea más especifico y de mayor calidad. Si cumples con los requisitos para el envío de este tipo de comunicación no tendrás problema, pero de igual modo te compartimos algunos tips para que te mantengas en la zona segura:

  1. Asegúrate de tener en tu lista solo personas que se hayan suscrito voluntariamente.
  2. Si ya tienes tu lista de contactos, crea una campaña de actualización y solicita clara y cordialmente que aquellos a quienes no les interese tu contenido se den de baja. (Esto reducirá el tamaño de tu lista, pero aumentará su calidad).
  3. No compres o uses listas de terceros (a estas alturas ya debes saber lo mala que es esa práctica).
  4. Asegúrate de especificar en el asunto que es publicidad, y de colocar el mecanismo adecuado para que tus contactos puedan darse de baja.
  5. Asegúrate de que tus mecanismos de captura de leads o contactos (formularios, campañas, etc) incluyan una opción donde las personas sepan que se están suscribiendo a una lista de contactos.

Espero que este articulo haya despejado algunas dudas, pero si aún necesitas claridad (o apoyo con tu estrategia de email marketing), simplemente contáctanos.

Saludos infinitos,